scrivi

Una storia di GioMa46

Questa storia è presente in 2 magazine

Guarda tutti

'Milonga del Gaucho Perdido'

Tango, que tango, más tango.

50 visualizzazioni

4 minuti

Pubblicato il 09 settembre 2020 in Poesia

0

Cuadros de Parejas  ... Tango es ...
Cuadros de Parejas  ... Tango es ...

'Milonga del Gaucho Perduto' – milonga


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Era una notte scura

nera, che nera, più nera

quando il Lunfardo

giunse alla milonga

persa nel deserto della pampa.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Soffiava il vento

forte, che forte, più forte

quando il Lunfardo spalancò la porta

tutti rimasero sorpresi

di trovarselo davanti.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Roso per la rabbia in viso

Il Lunfardo si guardò intorno

non c’era umanità nei suoi occhi

socchiusi che avevano sfidato il vento

senza nessuna pietà.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Con lo sguardo la scorse

era bella, che bella, la più bella

Maria Dolores fra l’altre

nel mentre attorno

scendeva il silenzio e la chitarra tremò sotto le dita.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Aveva folti i capelli

neri, che neri, più neri

gli occhi di carbone accesi

d’oro rosso striati per la passione

che subito l’avvampò.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, mas tango.


Era tornato a riprenderla

il Lunfardo da chi con pretesa

gliel’aveva portata via

con l’inganno

la forza della presunzione.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Fu un affronto senza pari

una lotta a due

la frusta e il coltello

un corpo a corpo

da macello.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Il Lunfardo lo colpì al viso

la punta della frusta insanguinata

Alvarez appena gli strappò la blusa

con un fendente che altrimenti l’avrebbe

trafitto al petto.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Fu così

che il Lunfardo riavvolse la frusta

nera, che nera, più nera

e la scagliò con maggior furore

avvolgendo il braccio dell’Alvarez.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Questi brancolò nel buio

per un istante

nel sentirsi preso

se il Lunfardo al guardo di Maria Dolores

non l’avesse abbandonato al suo destino.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Ma il fato spesso nasconde l’inganno

e l’Alvarez spinse il ferro a tradimento

che con forza

penetrò nel costato del Lunfardo

fino a spezzargli il cuore.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Era una notte scura

nera, che nera, più nera

quando il Lunfardo

giunse alla milonga

persa nel deserto della Pampa.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Quando la chitarra fremente tremò

per una volta ancora

e nel silenzio della notte s’udì sincero

levarsi il pianto di Maria Dolores

appassionato.


Gotan, gotan, gotan!

Tango, que tango, más tango.

'Milonga del Gaucho Perdido' - milonga



Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Fue una noche oscura

negra, que negra, más negra

cuando el Lunfardo

llegó a la milonga

perdida en el desierto de la pampa.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Sopló el viento

fuerte, que fuerte, más fuerte

cuando el Lunfardo abrió la puerta

todos quedaron sorprendidos

de encontrarselo delante.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Roído por la rabia en su la cara

el Lunfardo se miró alrededor

no hubo humanidad en sus ojos

entornados que desafiaron el viento

ninguna piedad.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Con la mirada los vistazos

fue bonita, que bonita, la más bonita

Maria Dolores entre las otras

en el mientras de alrededor

descendidas el silencio y la guitarra tembló.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Tuvo el espeso pelo

negros, que negros, más negros

los ojos de carbón encendidos

de oro rojo estriado por la pasión

qué padecido lo ardió.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Volvió a retomarsela

el Lunfardo de quién con pretensión

se la llevó

con el engaño

la fuerza de la presunción.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Fue una afrenta sin igual

una lucha a dos

el látigo y el cuchillo

un cuerpo a cuerpo

de matadero.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


El Lunfardo lo golpeó sobre la cara

la punta del látigo ensangrentado

el Alvarez en cuanto le arrancó la blusa

con un hendiente que lo tendría

golpeado al pecho.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Fue así

qué el Lunfardo rebobinó el látigo

negro, que negro, más negro

y lo arrojó con furor mayor

envolviendo el brazo del Alvarez.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Qué fue a tientas en la oscuridad

por un instante

en sentirse tomado

y si el Lunfardo al miro de Maria Dolores

no se lo hubiera entregado a su suerte.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Pero el hado a menudo juega a rimpiattino

y el Alvarez empujó el hierro a traición

qué con fuerza

penetró en el costado del Lunfardo

hasta el corazón.


Gotan, gotan, gotan

Tango, que tango, más tango.


Fue una noche oscura

negra, que negra, más negra

cuando el Lunfardo

llegó a la milonga

perdida en el desierto de la pampa.


¡Gotan, gotan, gotan!

Tango, que tango, más tango.


Cuando la guitarra agitada tembló

por una vez más

y en el silencio de la noche se oyó

quitarse el llanto de Maria Dolores

apasionado.


¡Gotan, gotan, gotan!

Tango, que tango, más tango.





Nessuno ha ancora commentato, sii tu il primo!

Ottimo! Visita la libreria per gestire i tuoi magazine

×
!
La tua sessione è scaduta! Effettua di nuovo il login e spunta Ricordati di me per rimanere sempre connesso e non perdere i tuoi progressi!
Ottimo!

Controlla la tua email per reimpostare la tua password!

×